domingo, 29 de marzo de 2015

Kora, promesas que no cumplen







En Navidades nos ofrecieron devolvernos a Kora, que super regalo.










Es parte de la familia, mi hijo estaba emocionada, mi hija también pero no tanto.
Se lo agradecí un montón, me pareció ser una gran persona y así se lo dije.








Pero al final a resultado ser una decepción de persona, no sé lo que ha pasado pero es muy raro y después de hacernos ilusiones y tener todo preparado para su vuelta, el actual dueño decide darnos un nuevo noooo.


Mis hijos están pasándolo fatal, y en mi coranzoncito se ha roto de nuevo un trocito. Ya ni siquiera puedo decir que estará bien. Como ya dije las cosas pasan por algún motivo pero esto no tiene palabras. Kora ojala algún día pudieras volver con nosotros, tu alfombra y tu sitio en nuestro hogar siempre estarán ahí para ti.



Es muy duro, quien no ha pasado por esto no lo sabe y las lágrimas no paran de salir de nuestros ojos, que quisieran verte y acariciarte una vez más.

Te queremos.

miércoles, 15 de enero de 2014

Kora, nuestra mejor amiga.







Hoy hemos tenido que tomar una decisión muy difício, dar a Kora. Mi pequeña tiene alergía y no puede vivir con perros.










Es parte de la familia, mis peques están destrozados, en nuestros corazoncitos falta un trocito.








Suoongo que estatá mejos y el señor la va a cuidar. Como ya dije las cosas pasan por algún motivo pero esto no tiene palabras. Kora ojala algún día pudieras volver con nosotros, tu alfombra y tu sitio en nuestro hogar siempre estarán ahí para ti.



Es muy duro, quien no ha pasado por esto no lo sabe y las lágrimas no paran de salir de nuestros ojos, que quisieran verte y acariciarte una vez más.

Te queremos.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Napoleon, tiburon toro





Hola de nuevo, hace mucho que no escribo supongo que he estado en otras cosas.













Ayer un compañero del zoo nos contó que Napoleón, un precioso tiburón toro, se había ido al cielo de los tiburones. Lo cual es triste pero ley de vida.


Esta frase que usamos mucho, me hizo pensar en la manía que tenemos las personas de ponerle etiquetas, clichés, categorías… a todo y por supuesto en el cielo no iba a ser distinto, no comprendo porque deben existir tantos cielos, para los perros, gatos, elefantes, lemures, flamencos, tiburones… y uno especial para las personas.





Creo que si todos somos seres vivos y hay un cielo esperándonos debería ser el mismo, quizás en otra vida nosotros mismos nos reencarnamos en hormigas. Supongo que también habría cupos de entrada en ese cielo y claro si los animales entran es posible que muchas personas no tuviéramos sitio.


En el mundo debería haber sitio para todos y porque no en el cielo?

domingo, 28 de julio de 2013

Corina una gran mujer


Llegan las vacaciones, esos momentos donde los días parecen más cortos porque lo compartimos con las personas que queremos y disfrutamos haciendo aquellas cosas que más nos gustan.
En cambio algunos solo esperamos poder tener más trabajo, eso no quiere decir que nos disfrutemos; estas semanas en el Zoo han sido todo un regalo. Sólo extrañaba, en mi nueva casa llena de cajas, a mis pequeños porque la vida con ellos es lo que me hace sonreír.
En estos días me he dado cuenta de lo que sufre una de mis compañeras de fin de semana, que está muy lejos de su casa y de la personita que más quiere. Ella a veces llora porque se está perdiendo la infancia de su, ya no tan pequeño, sus tristezas, sus sueños, confidencias, alegrías… Salir de casa para mantener a tu familia debe ser muy duro, saber que se debe estar lejos para lograr que los que quieres tengan lo que solo puedes darle desde la distancia, eres grande, Corina va por ti.

viernes, 22 de febrero de 2013

Discapacidades



Hemos vuelto de las revisiones del oído de mi hija. Ha sido una gran semana, no solo no la tienen que operar sino que ha vuelto a recuperar audición. Con sus ojitos llenos de ansiedad me pregunta mamá:

 
                Ya estoy bien del oído, ya voy a ser una niña normal, igual que las demás….

En su cara noto la angustia y noto como se relaja y sonríe con esa sonrisa que ilumina todo, mientras le explico que sí, que ya casi oye como los demás, pero que siempre será diferente. Todos somos distintos y debemos aprender de ellos, desde el color de los ojos, la altura o donde hemos nacido. Le explico que siempre será alguien muy especial y además ahora tiene la ventaja de saber lo que es un discapacidad, superarla y que “desaparezca”…Y ella contesta, si mamá ahora sé lo que siente un niño diferente y puedo ayudarles, te lo prometo.
               
Todo esto hace que me pregunte en que sociedad vivimos si los niños con discapacidad la sienten como un peso extra. Deberíamos reflexionar sobre lo que enseñamos y como tratamos a los demás, especialmente a los que no son como la mayoría. Las diferencias nos enriquecen y podemos aprender mutuamente, pero para eso debemos empezar por conocernos.

miércoles, 16 de enero de 2013

Los arboles, el pulmón del planeta

El roble melojo (Quercus pyrenaica) es un árbol no muy grande, que con su corteza cenicienta nos ofrece imágenes espectaculares en las distintas épocas del año. En primavera sus nuevos brotes comienzan a salir, en verano sus hermosas hojas con lóbulos irregulares nos ofrecen refugio del sol y por último en otoño e invierno puedes dejarte llevar por su bosque de copas llenas de hojas marchitas… En cualquier época del año nos ofrecen un rico abanico de tonalidades que nuestro ojo, una pincel o una cámara pueden grabar como un recuerdo impresiónate.




El roble es un árbol de hoja caduca pero sufre un proceso que los botánicos denominan marcescente, es decir, que las hojas permanecen ya secas en las ramas hasta la aparición de los nuevos brotes. Es muy frecuente en la Península Ibérica y a pesar de su nombre, cosas que ocurren, es poco habitual  en la región de los Pirineos. Prefiere las zonas de interior y laderas de montañas silíceas, así como los suelos de textura arenosa.
Hoy podemos ver nuestros robles llenos de brotes verdes, porque no solo la primavera hace que nuestros animales estén más activos, las plantas tienen mucho que decir y sus nuevos hojas son testigo mudos de este renacer. Queremos rendir un homenaje a nuestros árboles, y son los robles de Cañada los que nos lo han sugerido.


Las plantas nos hablan y no quieren callar pues tienen mucho que decir. Son ellas el pulmón de nuestro planeta, nos dan alimentos, medicinas, refugio, carbón… pero hay muchas que están amenazadas y nos olvidamos de ello porque raramente hablamos de las especies en peligro de extinción que no sean animales. ¿Has pensado que nos dan realmente además de oxígeno? Muchos seres vivos dependen de los árboles para vivir porque les dan alimento, hay muchas aves que sin ellas no tendrían lugar donde hacer sus nidos, a otras les dan cobijo, protegen el suelo de la erosión, son barreras contra la contaminación acústica… Son imprescindibles en nuestros ecosistemas y un importante elemento de biodiversidad. A ellas también les afecta la degradación del terreno, la agricultura y la ganadería, las torres de alta tensión, los desarrollos urbanísticos, las talas masivas, la introducción de especies foráneas invasoras, los incendios, las actividades económicas… el hombre.



Hay muchas especies que quizás no soporten la presión y puedan llegar a vivir otro siglo, y sería una pena no ver más un “fósil viviente” de más de 270 millones de años de antigüedad como es le Ginkgo (ginkgo biloba) en China, o la Sequoia de California (Sequoia sempervirens) que es el árbol más grande del mundo, o los Baobabs africanos (Adansonia digitata) o árbol de la vida, que en Madagascar sirven de gran casa de otras especies en peligro como los lémures. Pero también podemos hablar de otros más conocidos como el nogal (Juglans Regia) o el castaños (Castanea sativa Miller). Todas ellas son un rico e inigualable legado de la naturaleza que debemos conservar.




Como parte de nuestras actividades medioambientales nuestros árboles son un recurso imprescindible en la educación de los niños de todas las edades que vienen a visitarnos cada año. Los árboles nos ayudan en esta importante tarea y sin ellos nuestra labor para que los visitantes conozcan los valores naturales, no serían lo mismo.


Blanca Herrera

sábado, 17 de noviembre de 2012

Ocupemonos de nuestros asuntos.



¿Cuándo le dan un examen a un niño compara lo que sacan los demás? En realidad a los niños no les importa lo que han sacado los demás, pero si lo que han logrado ellos después de todo su esfuerzo. Si se interesan por el resultado de los demás, es para alegrase por su amigos si es bueno o para animarles si lo necesitan. Al menos eso es lo que yo veo en mis hijos y sus compañeros, y me pregunto… cuando dejamos de ser así para convertirnos en personas egoísta y solitarias.
Lo cierto es que me casa oír a la gente hablar de porque aquel tiene más suerte, o al otro le dan más oportunidades o trabajo si ha llegado más tarde, no sabe tanto, no es lógico… pero a ese mismo no le escucho decir que hago yo para que no me den esas opciones, que hago yo para esforzarme en mejorar.
Deberíamos dejar a los demás y preocuparnos más de nosotros mismos.







Es increíble que para mejorar sigamos pensando que debemos menospreciar el trabajo de los demás. ¿Qué pasaría si llegara Einstein, Carlos Sanz, John B. Gurdon y Shinya Yamanaka? Deberían ponerse a la cola porque han llegado más tarde a nuestra empresa…. Bueno es solo un ejemplo.
No lograremos superarnos a nosotros mismos si nos pasamos el día mirando lo que hacen, consigue o les dan a los demás, con “malos ojos”. Nosotros tenemos la capacidad de superarnos y de continuar adelante, pero debemos dejar que los demás también lo hagan y alegramos de ello.
Nosotros por nuestra parte debemos evitar tomarnos las cosas como algo personal, hay cosas que sencillamente no podemos evitar, como tampoco podemos caer bien a todo el mundo, eso es asunto de ellos... Debemos intentar ser lo mejor de lo que podamos ser...